El Rincón de Joseca

Otro mundo es posible

La ley del embudo centrista

Posted by Joseca en 26/04/2010

Pues sí. Parece ser que soy un antidemócrata, un radical. De esos que coaccionan instituciones, de los que presionan a los poderes del Estado. Debo ser de los que participan del aquelarre guerracivilista, de los que antaño ladraban el rencor por las esquinas y alzaban pancartas contra una guerra que por lo que se ve era tan justa como las meninges del penúltimo presidente de EE.UU.

A uno le gustaría ser una “persona normal“, de esos moderados que brazo en alto se limitan a expresar una corriente de pensamiento. Pero es que cuando pendulo hacia el “centro” y me tropiezo con la mirada distraída de aquel hombre que un día me habló de no sé que niña, me entran unas ganas terribles de volver por donde venía. Y de volver corriendo, por cierto.

He de reconocer que debe ser algo visceral porque en el fondo, a mi como a muchos, nos han educado para apreciar a una derecha que lo mismo se descojona del cambio climático porque así lo dice no sé que primo que valora las propiedades del vino entre kilómetro y kilómetro. Pero es que no me siento cómodo entre ellos, que le voy a hacer. No, no crean que es como a quien se le cuela una china en el zapato. Yo más bien lo asemejaría a una primera depilación: puedes pasar cerca de la clínica e incluso tener la tentación de preguntarles por las técnicas utilizadas, pero al primer tirón te preguntas que coño haces tú ahí.

El sábado pasado, cuando paseaba por la españolísima Gran Vía el día que más tricolores ondeaban en Madrid desde 1932, me dió por pensar que muchos conocidos míos desearían que ese día me comportase como mandan los cánones, los eclesiásticos y los que aspiran a serlo. Pero pronto comprendí que eso no iba a ser posible: ni me había manifestado contra la despenalización del aborto, ni había puesto en solfa la sentencia del 11-M, ni había denunciado los devaneos adolescentes del de las cejas con ETA, ni me había importunado que dos señores o dos señoras les diera por ponerse un anillo en el dedo. Si al menos hubiera sido uno de los “cuatro millones” que firmó en contra del Estatut o hubiera acompañado a aquellos señores de negro tan simpáticos en defensa de la familia, otro gallo -patrio- cantaría. O, fijense, incluso me hubiera bastado con repartir algunos folletos curiosotes por Badalona o hacer alguna gracieta en forma de peineta. Lo cierto es que nada de eso hice y, lejos de dar curso a mi libertad de expresión -porque aquello era esto, decían entonces-, ahora me encuentro con faldas y a lo loco y por lo que se ve presionando como nunca se ha hecho en este país al poder judicial.

¡Qué país más curioso éste en el que un partido político puede acusar a la Fiscalía de parcialidad, a la Polícia de fabricar pruebas, a los jueces de prevaricar, al Gobierno de espiar a la oposición y hasta a su Presidente de ser aliado natural de ETA y un ciudadano no puede manifestarse contra la impunidad de los crímenes de una dictadura y por la exhumación de los más de 100.000 seres humanos que aún duermen en nuestras cunetas!

Sí, definitivamente soy un radical de los de la peor especie. Un rojo. Y posiblemente masón. Pero es que, entre usted -querido lector- y yo, siempre me he sentido mejor acompañado por uno de esos “carcamales resentidos” -que diría la condesa de Murillo- que por los que al grito del “España se rompe”, “defendamos la familia” o “la democracia está en peligro” rumian y vomitan una España en blanco y negro que añora a las chicas de la Cruz Roja tanto como Arias Cañete a los camareros de antes.

4 comentarios to “La ley del embudo centrista”

  1. Pepe said

    Genial, me he tomado la libertad de reproducirlo íntegramente en mi blog.

    Un abrazo.

  2. Joseca said

    Todo tuyo, Pepe. Un abrazote.

  3. Manu said

    Joder Joseca, eres el puto amo. Lo siento por los liberal conservadores, pero yo tambien soy un radical de la peor especie, un rojo, posibleente un mason, y ademas un……….

    TE ADMIRO. HACE FALTA MAS GENTE COMO TU.

  4. Joseca said

    Gracias Manu. Y sí, eres otro rojo masón jajaja. A veces hay que poner un poco de humor en la vida que si no…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: