El Rincón de Joseca

Otro mundo es posible

La memoria histórica, más de 30 años en la encrucijada

Posted by Joseca en 23/03/2010

Posiblemente una de las causas por las que la recuperación de la Memoria Histórica es percibida con tanto recelo en España no sólo por las derechas sino también por gran parte del centro izquierda es que suscita reflexiones incómodas sobre los cimientos que sostienen el edificio constitucional.

En efecto, el análisis de las causas que originaron la sublevación, el estudio de la represión que tuvo lugar durante la contienda y el posterior régimen militar y el examen de la propia defunción de éste a través de una Transición tan eficaz para el fin pretendido como injusta en su articulación, permiten elaborar una tesis ya de por sí bastante consensuada: el actual Estado español es fruto de un pacto no escrito mediante el cual los que cedían formalmente el poder acusaban recibo de determinadas libertades y derechos fundamentales y los que celebraban la restauración de la democracia asumían la legitimidad de determinados símbolos e instituciones como la bandera, la monarquía o el mantenimiento del status quo de la Iglesia Católica.

Este compromiso sólo podía tener lugar sobre la base del olvido de las atrocidades cometidas y la no persecución de sus culpables. Si la Historia hubiera mostrado sus páginas sin censura no hubiera sido posible aceptar un régimen constitucional que, lejos de suponer la restauración de la legalidad republicana violentada cuarenta años antes, obviaba sus elementos básicos.

No pretendo realizar en estas escasas líneas un juicio sobre los aciertos y errores de la II República ni sobre los hechos que motivaron el golpe de Estado (las reformas agraria, educativa, religiosa y militar conllevaban la modificación de unas estructuras que permanecían inalterables desde tiempos inmemorables). Tampoco es el objetivo de esta entrada rememorar tragedias como la de la columna de los 8.000 o la desbandá o poner de manifiesto el terror planificado que subyacía en innumerables acciones armadas de los golpistas. Ni siquiera es éste un alegato contra la Ley de Amnistía, ancla abyecta con la que se atenazó la incipiente democracia española y que sigue vigente pese a los requerimientos de la ONU y al ejemplo dado por la inmensa mayoría de los países que sufrieron en el S. XX la lacra de las dictaduras militares.

Y es que en el fondo, sin perjuicio de todos los estudios y reflexiones que cabe efectuar sobre la materia, ha de partirse necesariamente de un hecho cierto: el ideal de Justicia en este país topa, por lo que a nuestro pasado más reciente se refiere, con la misma pervivencia de la estructura política del Estado tal y como fue concebida en los años 70. Y mientras esto no se tenga en cuenta, todos los intentos por recuperar ese periodo de nuestro pasado arrancado con las tenazas del fascismo serán infructuosos.

3 comentarios to “La memoria histórica, más de 30 años en la encrucijada”

  1. Manu said

    Joseca, tienes muchisima razon, pero me rebelo ante esta triste realidad que expones en tu reflexión, es penoso que la elegía que tenemos pendiente con las victimas del franquismo y su reparación por parte de la justicia (por denominarla de alguna manera) puedan acabar en un borrón que difumina ciento catorce mil hombres de desaparecidos en las cunetas de nuestra tierra. ¿Existe la fórmula juridica que pueda enjugar las últimas lágrimas pendientes de los que se quedaron en el mayor desvalimiento, y reconocer en nombre de un Estado democratico el sacrifico de tantas vidas arrebatadas que permanecen en el más cruel anonimato? ¿Puede la Justicia encogerse de hombros cuando lee testimonios fehacientes relativos al robo de treinta mil menores arrancados a sus madres republicanas a lo largo de dos decenios, niños de ayer que hoy desconocen su identidad original cuando los saludamos en nuestro trabajo, en el mercado o en el bar? Si quienes velan por el estado de derecho (jueces, abogados, politicos) entonan la negación documentada de la reparación, el olvido de las víctimas y el desprecio al dolor infligido, pervivirá la mutación histórica de una cadena de generaciones españolas crecidas en el engaño. Aunque nuestra justicia esta por los suelos, tenemos el derecho internacional, por que no hace falta referirse al franquismo como hecho barroco de “brutales efectos de aquel plan de asesinos y torturadores”, cuando leemos todos los días que está probado por la justicia internacional que se llama sencillamente “crimen contra la humanidad”. Tenemos que seguir adelante para dignificar la memoria a los que resistieron hasta el final.
    Manu

  2. […] con este pequeño texto concluyo una terna de reflexiones (“La memoria histórica, más de 30 años en la encrucijada“, “Lo que el proceso esconde” y éste “Silencio“) mediante los que he […]

  3. […] La opinión del propio Joseca en su blog (magistral): La memoria histórica, más de 30 años en la encrucijada « El Rincón de Joseca […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: