El Rincón de Joseca

Otro mundo es posible

El gran teatro de Haití

Posted by Joseca en 20/01/2010

Tiembla la tierra, caen los edificios y la solidaridad germina como si de una bella flor se tratara. Donaciones privadas, fondos estatales, compromisos internacionales… ¿pero que ocurre cuando esa tragedia no perece con la misma rapidez que brotó? ¿Quién se ocupa y preocupa de los que la sufren cuando los titulares de los telediarios no la consideran ya noticia? Absolutamente nadie. Ni representantes políticos, ni tertulianos radiofónicos ni nadie de aquellos a los que parecía rompérseles en pedazos el corazón apenas unos meses antes.

Por desgracia, con Haití pasará lo mismo que con los que malviven en los países del Índico que sufrieron el maremoto en el 2004; lo mismo que con los irakíes cuyos cuerpos, almas y bolsillos gobiernan todavía aquellos que les bombardearon por el bien de la democracia; lo mismo que con los palestinos que aún sufren las consecuencias del criminal embargo israelí o simplemente lo mismo que con los millones de seres humanos a los que acompaña diariamente el hambre y la miseria. Convertirán su desdicha en un recuerdo borroso que irá diluyéndose conforme avanza el tiempo. Simplemente, dejarán de existir para el gran público.

El sistema es inteligente. Una cabronada como la de Haiti, que diría Maruja Torres, permite canalizar los nobles sentimientos de la ciudadanía y conceder unos minutos de gloria televisiva a nuestros representantes en la tierra y del cielo. Caridad, solidaridad, ayuda, compromiso… grandes palabras,  grandes proyectos… grandes mentiras. Hasta la próxima. Que ese país fuera el más pobre de América o que tuviera una esperanza de vida de 50 años, que haya sido saqueado desde hace centenares de años, deforestado, esclavizado, gobernado por dictadorzuelos apoyados por las grandes potencias, eso no es una tragedia… simplemente no existe. Las personas de bien ya han hecho lo que tenían que hacer: paliar el sufrimiento más inmediato de esa pobre gente y calmar sus conciencias, al menos durante un tiempo. Es suficiente. No hace falta que se pregunten por que la mitad de esa isla tenía los edificios que tenía. Tampoco necesitan que les adviertan de las condiciones de vida que existían antes del terremoto. Y por supuesto, es imprescindible que se olviden pronto de ellos. Es más: si es posible que ni siquiera se informen de lo que ocurre en estos momentos o, si lo hacen, que pase lo más desapercibido posible.

Estén tranquilos, señores gobernantes, dueños de las multinacionales, banqueros modélicos: todo volverá a la normalidad. Cierto, con unos miles de ciudadanos haitianos menos. Pero los que queden vivos, seguirán igual. Y nosotros volveremos a mirar para otra parte… no se nos ocurra hacer preguntas y pensar.

12 comentarios to “El gran teatro de Haití”

  1. Muchas gracias por el enlace a El Mundano.

  2. Joseca said

    No hay de qué. Te sigo desde hace tiempo, desde que me lo recomendó mi amigo Juanpe.

  3. Júcaro said

    El día después, cuando ya no conecten las televisiones y en los periódicos comience a arrinconarse las noticias del desastre, cuando se instale otra vez el olvido aunque permanezca la miseria, el horror y el espanto. ¿Quién seguirá dispuesto a socorrer a este pueblo?

    Comparto tu reflexión que la hago mía.

  4. Totalmente de acuerdo. Yo he escrito sobre lo mismo. Hay alguien trabajando para hacer una reconstrucción real y efectiva a medio o largo plazo? ¿es necesario que haya 300 periodistas en la isla?

  5. Intentad compartir esta noticia en Facebook:

    Advertencia: Este mensaje contiene contenido bloqueado
    Parte del contenido de este mensaje ha sido denunciado por usuarios de Facebook por considerarlo ofensivo.

    O.o

  6. Joseca said

    Pues sí, Jucaro, lamentablemente es así. Por fortuna, hay muchos como tú o como Derribandomuros (gracias por pasarte por aquí, por cierto, impresionante tu artículo) que aún veis más allá de lo que ve la generalidad de la gente.

    Juanpe, por desgracia un par de personas ya me han avisado de lo que me comentas. No sé que pensar. Prefiero no pensar. Me ha producido honda tristeza que este artículo pueda ser considerado ofensivo y no lo sea lo que denuncio en el mismo. Una pena, Juanpe, una pena.

  7. Sr. don Joseca en su Rincón homónimo, siempre incontinente delator de miserias y miserables, y, hogaño, al parecer, agraviador brutal de conciencias virtuales: Quédome pasmada no ante su reflexión -que suscribo incluso en aquello que no cuenta- sino ante la censora estupidez que habita en este barrio informativo que nos intercomunica.

    Resumiendo: Que flipo.

  8. Joseca said

    Gracias por tus siempre elogiosas e inmerecidas palabras. La verdad es que no entiendo que ha podido molestar de mi escrito. Parece que escuece más que lo que se dice… que se diga. Pero este es el país en el que vivimos, sepulcros blanqueados que nos enseñan sobre lo que tenemos que llorar, politicastr@s que viajan para hacerse fotos mientras colapsan aeropuertos, miles de periodistas como censuraba Derribandomuros que bien harían en permanecer ahora en sus casas y aparecer por la isla dentro de unos meses… y mientras, otros tantos haciendo negocios…

    Una pena, lo dicho.

  9. Tienes mucha razón. Los medios se limitan a mostrar lo realmente inevitable (en el caso de tsunamis y terremotos) pero ignoran el contexto dramático e injusto que ya se da antes de las catástrofes; porque no les interesa. Quien sabe la de personas que se habrían podido salvar si se hubieran tenido las medidas de prevención y seguridad adecuadas…¿no? Sucede igual con el hambre. Sin embargo, eso no vende y parece ser que a la gente le molesta tener que ser solidaria demasiado a menudo…

  10. Manu said

    Aparte de suscribir punto por punto todas tus palabras (y sigo creyendo que te quedas corto), tengo que manifestar mi mas energica repulsa ante el intento de censura del contenido de tu escrito y digo intento, por que no les va a servir de nada, ya que ahora con mas ahinco, si cabe, me, nos dedicaremos a difundirlo para que llegue al mayor número de personas posible. Ah! “me cago en facebook” y por cierto………
    OTRO MUNDO ES POSIBLE

  11. Joseca said

    Amante del error, gracias por pasarte por aquí y bienvenido. Por desgracia tienes mucha razón, por eso hay que luchar contra la desinformación que existe.

    Manu, claro que es posible… si entre todos lo hacemos posible. Por eso es tan importante combatir la desidia y la impotencia que suele alojarse entre nosotros.

  12. […] Javier Caso Iglesias, me avisa a través de mensaje en Facebook de este vídeo resúmen de la última crónica de Fran Sevilla, periodista de RNE, corresponsal en América Latina y enviado especial en Haití, que ya adelantaron Paco Piniella y Joseca. […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: