El Rincón de Joseca

Otro mundo es posible

Un mar de desesperanza

Posted by Joseca en 21/08/2009

No voy a ser políticamente correcto. No suelo serlo, pero quizás las reflexiones que a continuación expongo hieran la sensibilidad de algunos. Por desgracia, serán precisamente los que más deberían darse por aludidos a los que menos daño hagan estas líneas.

Esta mañana he leído con estupor una noticia (gracias José Luis) que ha tenido la aparentemente contradictoria virtud de helarme el corazón e incendiar mis entrañas: 75 emigrantes han muerto de hambre y sed al intentar arribar a la isla italiana de Lampedusa.

Ese Mar de la Desesperanza que denominamos Mediterráneo ha vuelto a ser la indigna tumba de decenas de seres humanos cuyo único delito -pese a lo que diga la vergonzante legislación italiana- fue querer conocer que se siente al comer tres veces al día.

Hay quienes, al tener conocimiento del luctuoso acontecimiento, se llevarán las manos a la cabeza y luego continuarán con sus quehaceres. Otros leerán la simple nota de Agencia (esto no merece editoriales) con la misma intensidad de quien hace un pasatiempo o procede a abrir la sección de Deportes. En todo caso, la mayoría se encogerá de hombros y asumirá el suceso como un inevitable accidente, como una suerte de fenómeno natural ante el que sólo cabe pasar página.

Que nadie espere que su responsabilidad se diluya en condolencias vacuas, fugaces llantos y reflexiones más o menos efímeras. Lo que estos días ha tenido lugar en el Mediterráneo no es un incidente más o menos eventual. Es un episodio que forma parte de una muerte constante y programada desde hace lustros, un auténtico asesinato del que todos somos cómplices: yo el primero, usted que me lee, el que no lo hace, el que obvia esta realidad macabra, el que se limita a sollozar, el ejecutivo, el funcionario, la ama de casa, el joven mileurista… todos lo que hacemos descansar nuestro débito moral en teóricas representatividades democráticas o en inanes superestructuras estatales deberíamos considerarnos agentes activos y partícipes directos en la consecución de esta ignominia.

¡Basta ya de mirar de soslayo, basta ya de acomodaticios silencios, basta ya de simuladas impotencias! Los hemos matado nosotros convirtiendo en intrascendente lo que es una auténtica vergüenza. ¡Basta ya de asumir con resignación realidades que debieran ser auténticas pesadillas!

Una vez escuché a alguien que lo que alteraba a los europeos no era tanto la muerte de millones de africanos sino que lo hicieran enfrente de su casa. A veces siento que ni siquiera molesta esto último.

Hoy he mirado dentro de mi y me he dado vergüenza. Yo he matado a esas 75 personas. Y conmigo, usted también lo ha hecho.

5 comentarios to “Un mar de desesperanza”

  1. …es la permanente pesadilla, Joseca, que, lejos de vegetar en los sueños sobresaltados, permanece atrapada en la realidad. Esa realidad que trasncurre casi en el mismo borde de la acera por la que caminamos pensando en la crisis, el aparatito de TDT y el libro que nos interesa que todavía no ha llegado a nuestra librería de confianza…

    Cuánto sufrimiento -absolutamente prescindible- se causa en este miserablemente dividido planeta.

    Un abrazo.

  2. Joseca said

    Y cuanta desidia disfrazada de hipócrita impotencia.

    A veces, hoy es una de estas veces, ni siquiera palabras sabias y hombros amigos como las / los tuy@s me ayudan a soportar una sensación verdaderamente incómoda: escribo líneas como las antecedentes para calmar mi conciencia, cuando en el fondo sé que ésta se agita intranquila en el cómodo sillón.

    En todo caso gracias por estar ahí, siempre como un faro eterno al borde de mi acantilado… es tanto el tiempo que llevas allí -leyéndome, leyéndote- que casi te hablo como si me hablase a mi mismo…

    Un beso muy fuerte reina.

  3. JAHL said

    Son esclavos. El Capitalismo sigue necesitando mano de obra esclava. Son esclavos, sin duda: así son tratados cuando llegan a Europa y consiguen buscarse la vida maltrabajando por una miseria sin derechos y siempre huyendo por miedo a ser detenidos y deportados. La única diferencia es que en los siglos XVI a XVIII había que ir a capturarlos por la fuerza a África y ahora vienen “voluntarios” y por su “propio pié”, es decir, obligados por el hambre, las enfermedades y la miseria. Viajan en barco y, casualmente como antes, en las peores condiciones posibles: acinados, sedientos, hambrientos y durante días al pairo en el mar guiados por “patrones” piratas. Son esclavos, no te quepa la menor duda. En los siglos XVI a XVIII se discutía si tenían no alma humana, ahora el debate es si tienen o no papeles, que debe ser como el alma moderna, lo que les daría opción a tener derechos humanos o no. La trata de negros esclavizó a unos 60 millones de personas y se estima que a esto hay que sumar un 25% más que murieron durante las capturas, otro 25% muertos durante el transporte y otros tantos por enfermedades transmitidas por los blancos…Cifras, estadísticas,…nada nuevo bajo el sol.

  4. Joseca said

    Los papeles como alma moderna… helador. El paralelismo que realizas es atroz.

    ¡Cuánto dolor se esconde normalmente detrás de los números y las estadísticas! Pero amigo mío, a veces no hay nada mejor que cosificar ese sufrimiento: cifras, cifras, cifras, sin nombres, sin rostros, sin historias que contar. Sólo cifras.

    Y luego a cambiar de canal o a pasar la página del periódico.

    Un abrazote.

  5. […] parte de una muerte constante y programada desde hace lustros, un auténtico asesinato del que todos somos cómplices: yo el primero, usted que me lee, el que no lo hace, el que obvia esta realidad macabra, el que se […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: